Cómo aliviar las hemorroides

Las almorranas son venas inflamadas en la zona rectal. Pueden ser internas o externas y se producen por diferentes causas, generando molestias que hacen que nos preguntemos cómo aliviar las hemorroides de forma efectiva.

Esta condición es frecuente y se estima que el 35 % de la población las padece. Las almorranas se presentan tanto en hombres como en mujeres, habitualmente, entre los 25 y 55 años.

Aliviar esta condición pasa, en primer lugar, por la prevención, que depende de realizar cambios en nuestro estilo de vida, ya que, con sencillas medidas, podemos prevenir su aparición.

Aunque no se trata de un padecimiento grave, las hemorroides pueden llegar a ocasionar numerosas molestias en el día a día. Si ya las sufres, a continuación, te explicamos cómo aliviar las almorranas, qué tener en cuenta para prevenirlas y cuándo visitar al médico.

Pasos para aliviar las hemorroides

Para tratar las almorranas con éxito, es importante tener en cuenta una serie de aspectos en el día a día. Aunque se dirigen, sobre todo, a cómo prevenir su aparición, en estos puntos se incluyen también cómo tratar las hemorroides si ya se padecen.

La dieta para prevenir el estreñimiento, la actividad física y la higiene son fundamentales, así como aplicar una pomada rectal en caso de que los síntomas sean muy molestos.

Evita los alimentos irritantes

Prescinde o limita alimentos picantes, muy salados o grasos, aquellos que provocan flatulencias, bebidas con cafeína o alcohol, especias como la pimienta o productos elaborados con harinas o azúcares refinados, ya que favorecen el estreñimiento al disminuir la cantidad de fibra ingerida, irritan el tracto gastrointestinal, provocan vasodilatación y, como consecuencia, exacerban las hemorroides.

Cuidar la dieta es esencial para evitar que las almorranas se vuelvan más molestas.

Añade fibra a tu dieta y bebe suficiente líquido

La fibra es esencial para un correcto tránsito intestinal, al igual que una buena hidratación. Ambos aspectos influyen en la consistencia y la regularidad de las deposiciones, favoreciendo el alivio de las almorranas y reduciendo las posibilidades de padecer estreñimiento.

Usa toallitas húmedas para limpiar la zona

Se recomienda limitar el uso de papel higiénico tras las deposiciones, ya que incrementa la irritación y, por lo tanto, las molestias. Es más conveniente lavar el ano tras defecar con agua y jabón para mantener una adecuada higiene de la zona.

También puedes optar por usar toallitas húmedas para higiene anal, como las de  Hemoallitas, que garantizan una limpieza suave y, además, calman el escozor, suavizan y refrescan.

Usa una pomada para las hemorroides

Si se presentan síntomas como el dolor o el picor, en farmacias se pueden adquirir medicamentos para reducir las molestias ocasionadas por esta condición, como la gama de Hemoal, una pomada rectal que proporciona alivio sintomático al dolor, picor o escozor ocasionado por las hemorroides en adultos.

Hemoal y Hemoal Forte alivian las molestias ocasionadas por hemorroides internas y externas, gracias a que contienen benzocaína, que actúa como anestésico local reduciendo el dolor asociado a las almorranas, y efedrina, que funciona como vasoconstrictor para aliviar las molestias.

Si los síntomas persisten tras siete días de tratamiento, se recomienda consultar al médico.

Lea las instrucciones de este medicamento y consulte al farmacéutico. Hemoal es un medicamento de Reckitt Benckiser Healthcare S.A.

Evita permanecer mucho tiempo sentado

Mantenerse sentado durante horas aumenta la presión sobre la zona rectal, lo que empeora las hemorroides. Por eso, es importante levantarse y cambiar de postura con regularidad.

En el caso de que las molestias sean intensas, conviene usar un cojín para hemorroides.

Haz baños de asiento con agua tibia

Como parte del tratamiento de las hemorroides, prepara un baño de asiento solo con agua templada, a la que puedes añadir una infusión antiinflamatoria o jabón neutro. Hazlo durante unos 15 minutos, 2-3 veces al día. Una vez finalizado el baño, sécate con cuidado, dando toques con una toalla suave y sin frotar.

Ve al baño en cuanto tengas ganas

Aguantar el deseo de defecar empeora las hemorroides y las propicia. Por lo tanto, acude al servicio siempre que lo necesites y evita demorar este momento.

No hagas mucho esfuerzo durante la defecación

Los esfuerzos al defecar aumentan la presión de la zona, con lo que pueden producirse almorranas o agravar las ya existentes.

¡Haz ejercicio y muévete!

Está comprobado que la actividad física también contribuye a mantener el movimiento intestinal. Por ello, cómo aliviar las hemorroides implica huir del sedentarismo, llevando una vida activa.

Cuidado al cargar peso cuando tienes hemorroides

Si ya sufres de almorranas o eres propenso a padecerlas, evita cargar peso y, si tienes que hacerlo, adopta una postura correcta, doblando las rodillas y manteniendo la espalda recta. De esta forma, evitas ejercer una presión excesiva sobre la zona rectal.

¿Cuándo ir al médico por almorranas?

Si sigues todas las medidas que hemos explicado para aliviar las almorranas y estas empeoran o no mejoran después de 7 días, debes acudir a un médico para que te indique el mejor tratamiento.

Aunque, en general, se pueden tratar con las recomendaciones mencionadas o la aplicación de una pomada rectal para las hemorroides, en un pequeño porcentaje de casos el tratamiento de las hemorroides requiere intervención médica. Por lo tanto, si utilizamos una pomada para las hemorroides durante una semana y no observamos resultados, hay sangrado, dolor, picor o escozor que se agravan, es imprescindible acudir al médico.

 

Fuentes:

Hemorroides. Olga de Conte Vila. Cristina Batlle Edo. Publicado en Elsevier.