Cómo usar Hemoal

Las hemorroides o almorranas se presentan cuando las venas ubicadas alrededor del ano o al final del recto se inflaman. Esta condición puede causar dolor y molestias, por eso muchas personas buscan una pomada para hemorroides que ayude a calmar los síntomas de las almorranas. Para estos casos, dispones de Hemoal.

Por eso te explicamos cómo usar Hemoal y qué precauciones tener en cuenta al aplicarla.

¿Para qué sirve la pomada Hemoal?

Hemoal es una pomada antihemorroides que presenta un efecto anestésico local y vasoconstrictor, de forma que está indicada para el alivio sintomático del dolor, picor o escozor asociado a hemorroides en adultos.

Su acción se debe a sus componentes principales, que son la benzocaína, que actúa como anestésico local, y la efedrina hidrocloruro, que contrae los vasos sanguíneos. 

Cómo usar Hemoal pomada para las hemorroides

Hemoal pomada está formulada para aplicar una fina capa directamente sobre las hemorroides externas e internas. De todos modos, sigue exactamente las instrucciones de administración de este medicamento indicadas por tu médico o farmacéutico.

Antes y después de utilizarla tienes que lavarte bien las manos, además de limpiar bien la zona, para lo que se recomiendo lavarla sobre todo después de cada defecación, con un poco de jabón suave y secarla, sin frotar, con una toalla limpia.

Puedes usar Hemoal 3 o 4 veces al día: por la mañana, por la noche y tras cada evacuación. No obstante, ten presente que si te olvidas de aplicar Hemoal alguna vez, no debes compensar con una dosis doble.

Usar Hemoal para hemorroides internas

Si las hemorroides se localizan en el interior del recto, Hemoal dispone de una cánula, que se enrosca al tubo para facilitar su aplicación. Con un poco de la misma pomada, esta cánula se lubrica, se en el canal anal con mucho cuidado y se presiona el tubo suavemente para aplicar una pequeña cantidad de pomada.

Si en este proceso de aplicación notas resistencia o bastante dolor, tienes que parar de inmediato, pues podría resultar perjudicial y dañina.

Tras su utilización, hay que desenroscar la cánula del tubo y lavarla bien antes de guardarla. Por cuestiones de higiene, esta cánula debe ser usada solo por una persona. El tratamiento no debe durar más de 7 días. Si los síntomas anorrectales (dolor, picor, escozor) no mejoran en este tiempo o aparece hemorragia, debe consultar a su médico.

Precauciones antes de usar Hemoal

Como para cualquier otro medicamento, hay precauciones a tener en cuenta antes de utilizar esta pomada. Antes de empezar a usar Hemoal consulta con tu médico o farmacéutico y ten especial cuidado si estás en las siguientes situaciones:

  • No debe ser utilizado si padece problemas graves de corazón (bloqueo cardíaco completo)

Debe utilizarse con precaución si padeces:

  • Glaucoma de ángulo cerrado.s
  • Fenómeno de Raynaud.
  • Hiperplasia prostática.

Adicionalmente, ten en cuenta que no debes usar Hemoal en ninguno de estos casos:

  • En zonas extensas de piel.
  • En caso de que tengas piel agrietada, eccematosa, quemada por el sol o infectada.
  • Si eres alérgico (hipersensible) a la benzocaina, a la efedrina o a cualquiera de los demás componentes de este medicamento (ver la sección 6 del prospecto), a otros anestésicos locales derivados el ácido p-aminobenzoico, parabenos o parafenilendiamina o tintes comerciales para el cabello.
  • Si otras veces has tenido alergia a algún anestésico local.
  • Si estás tomando algún tratamiento con sulfamidas.
  • Si estás en tratamiento con agentes simpaticomiméticos.
  • Si has tenido o crees que puede tener la metahemoglobiona en sangre elevada (metahemoglobinemia).
  • Si sufres de enfermedad coronaria severa o trastorno cardiovascular.
  • En caso de que tengas hipertiroidismo.
  • Si sufres hipertensión o tensión elevada.
  • Si tomas inhibidores de la colinesterasa (medicamentos para la enfermedad de Alzheimer)
  • Si tomas medicamentos para tratar la depresión, como los inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAOs).

Para más información, consulta el prospecto de Hemoal.

¿Puedo usar Hemoal embarazada?

No debes utilizar esta pomada rectal para tratar hemorroides si estás embarazada o en periodo de lactancia, a menos que haya sido recomendada por un médico, ya que existe la posibilidad de absorción.

En cualquier caso, si estás embarazada, crees que puedes estar embarazada o tienes intención de estarlo, o durante el período de lactancia, debes consultar al médico o farmacéutico antes de utilizar este medicamento.

Recomendaciones para aliviar las hemorroides

Además de usar Hemoal para las almorranas es importante que sigamos varios consejos para mantener un funcionamiento correcto del tránsito intestinal. De esta forma, podemos prevenir las hemorroides y favorecemos su curación en caso de que ya estén presentes.

Toma nota de estos consejos que te ofrecemos para aliviar las hemorroides:

  • Es clave seguir una dieta equilibrada que aporte la fibra suficiente. Esta la podemos obtener de frutas, verduras, legumbres, frutos secos y cereales integrales.
  • Para favorecer la evacuación y evitar problemas como el estreñimiento y las almorranas, es fundamental la hidratación. Para ello, se recomienda consumir, aproximadamente, dos litros de agua al día.
  • No hay que olvidar practicar ejercicio regularmente para favorecer el tránsito intestinal.
  • En ocasiones se recurre al uso de laxantes para mejorar el tránsito intestinal. Pero, aunque los recete el médico en casos puntuales, puede resultar contraproducente su uso excesivo, por lo que hay que usarlos si realmente es necesario y hacerlo con moderación.
  • Puedes hacer baños de asientos para clamar las molestias de las almorranas.
  • Si debes pasar largos períodos de tiempo sentado, es recomendable usar cojines especiales para no incrementar las molestias de las hemorroides.

Lee las instrucciones de este medicamento y consulte al farmacéutico. Hemoal es un medicamento de Reckitt Benckiser Healthcare S.A.