Hemorroides internas: síntomas y tratamiento

Las hemorroides internas son venas hinchadas que se localizan en el interior del recto. Según Mayo Clinic, generalmente no son visibles por lo que rara vez se generan síntomas de las hemorroides internas. Solo en algunos casos, tras un esfuerzo o una irritación durante la defecación, es posible que se produzca un sangrado o un leve prolapso.

Normalmente, no se necesita tratamiento para hemorroides internas, ya que suelen desaparecer solas. Sin embargo, en el caso de que causen molestias, es posible aliviarlas así como evitar su aparición, pues pueden volver a surgir.

Causas de las hemorroides internas

Es importante identificar sus causas para determinar el tratamiento contra las hemorroides internas.

Nuestros hábitos cotidianos, especialmente los relacionados con la defecación, pueden influir en que esta condición se presente. Algunas de las causas de las almorranas internas son:

  • Esfuerzos durante la defecación, ya que aumentan la presión en la zona, lo que hace que las venas se inflamen.
  • Estreñimiento, las heces más escasas y duras y los consiguientes esfuerzos para evacuarlas son uno de los principales factores de riesgo que conducen a esta condición.
  • Falta de ejercicio, la actividad física favorece el buen tránsito intestinal y su ausencia puede contribuir a la presencia del estreñimiento y, por tanto, e las hemorroides.
  • Diarrea, al contrario que el estreñimiento, la eliminación frecuente de heces líquidas irrita la zona hasta el punto de provocar almorranas.
  • Dieta inadecuada con poca fibra y líquidos, lo que facilita el estreñimiento.
  • Levantamiento de carga frecuente o pasar muchas horas sentado, lo que acentúa la presión en la zona anal y facilita el desarrollo de esta patología.
  • Herencia, pues existe un patrón genético en las hemorroides y por tanto quienes tienen familiares con esta condición pueden ser más propensos a padecerla.

Adicionalmente, condiciones como el embarazo conllevan un aumento de la presión por el peso del feto en la zona rectal, además de cambios hormonales y disminución del retorno venoso, incrementando la probabilidad de aparición de hemorroides. Del mismo modo, el parto puede contribuir también a su desarrollo, pues la salida del bebé por vía vaginal puede provocar hemorroides internas debidas al esfuerzo de pujar.

Tipos de hemorroides o almorranas internas

Antes de hablar del tratamiento de las hemorroides internas, debemos saber que se clasifican en cuatro tipos, atendiendo a su grado de prolapso, lo que puede influir en los síntomas de estas almorranas:

  • Grado I: producen picor leve y ligero sangrado. Suelen desaparecer sin tratamiento.
  • Grado II: las hemorroides se prolapsan durante la defecación y recuperan su posición inicial tras ella. Hay sangrado, picor, escozor y molestias.
  • Grado III: las almorranas se prolapsan y vuelven a su lugar si se reintroducen manualmente. Las molestias se acentúan.
  • Grado IV: las hemorroides internas se prolapsan y no se recolocan. El sangrado se hace más habitual, incluso sin ir al baño.[1]

Síntomas de las hemorroides internas: ¿cómo saber si tengo almorranas?

Esta condición rara vez produce signos, sin embargo, si la almorrana causa dolor, se tienes la opción de iniciar un tratamiento contra las hemorroides internas. De todos modos, es recomendamos acudir al médico en caso de duda

Tratamiento de las hemorroides internas

Las hemorroides internas pueden desaparecer de manera espontánea, pero puedes tratarlas para reducir sus síntomas.

Pomada para las hemorroides

Cuando los síntomas de las almorranas internas se vuelven molestos, se puede recurrir a medicamentos sin receta, como la gama de pomadas rectales Hemoal. Las pomadas rectales para las hemorroides Hemoal y Hemoal Forte están indicadas para el alivio de síntomas como el dolor, picor o escozor asociado a las hemorroides en adultos.

Gracias a su contenido de benzocaína, la pomada actúa como anestésico local reduciendo el dolor asociado a hemorroides, mientras que su contenido de efedrina funciona como vasoconstrictor para aliviar las molestias. Sin embargo, si los síntomas de las almorranas no mejoran tras 7 días de tratamiento, se recomienda consultar al médico.

Lee las instrucciones de estos medicamentos y consulta al farmacéutico. Hemoal y Hemoal Forte son medicamentos de Reckitt Benckiser Healthcare, S.A.

Dieta equilibrada

Con fibra y un buen aporte de líquidos podrás mejorar el tránsito intestinal, reduciendo la posibilidad de sufrir estreñimiento y sus consecuencias. Limita en tu dieta alimentos picantes, café, alcohol y azúcares para disminuir la posibilidad de sufrir esta condición.

Estilo de vida

Evita el sedentarismo y, si debes pasar horas de pie o sentado, recuerda cambiar de postura cada cierto tiempo o levantarte a dar paseos cortos para activar la circulación.

Ejercicio frecuente

Realiza actividad física de manera regular para favorecer el tránsito intestinal, evitando aquellas en las que debas permanecer mucho tiempo sentado, como el ciclismo.

Baños de asiento

Además de aplicar una pomada rectal para calmar los síntomas, puedes aliviar las hemorroides realizando baños con agua tibia y jabón suave durante 10-15 minutos.

Cuida la higiene rectal

Es importante limpiar la zona con jabón neutro 1-2 veces al día tras cada defecación, de este modo impedirás que la zona se infecte y se generen otras complicaciones.

Si los síntomas no mejoran, consulta al médico

En pocos casos las hemorroides internas son grandes, molestas y no responden al tratamiento. Pero si este es el caso lo recomendable es visitar a un médico, quien determinará la necesidad de optar por otro tratamiento, como la cirugía, o el láser, para reducirlas o eliminarlas del todo.

 

[1] Hemorroides, José Antonio García del Pozo. Publicado en Elsevier