Dieta para las hemorroides: qué comer y qué no

En la aparición de las hemorroides destacan factores como el estilo de vida y la alimentación. Así, qué comer o qué alimentos evitar son determinantes a la hora de prevenir molestias hemorroidales.

Una vida activa y alimentos que ayuden a mantener un tránsito intestinal saludable tienen que formar parte del conjunto de una dieta para las hemorroides. Además, hay que saber qué no se puede comer cuando tienes hemorroides para evitar su empeoramiento.

En este artículo te lo explicamos con detalle, para que puedas prevenir las hemorroides prevenir las hemorroides, coloquialmente conocidas como almorranas, con algunos cambios en tu rutina.

Qué comer si tengo hemorroides

Cuando se trata de establecer una dieta par las hemorroides, lo primero que debes saber es que la fibra y el agua no pueden faltar. Para conseguir este aporte tan necesario, se recomienda introducir en la dieta de una forma moderada el consumo de:

Cereales, semillas y frutos secos

La fibra es imprescindible para el correcto funcionamiento del aparato digestivo, pues, aunque no podemos digerirla regula la actividad intestinal. Una buena ingesta ayuda a que las deposiciones sean más frecuentes, evitando el estreñimiento, y contribuye a que las heces adquieran una consistencia que facilita su evacuación.

Los cereales deben ser siempre integrales, pues así contienen más fibra. Los frutos secos y las semillas deben comerse en pequeñas cantidades y al natural.

Legumbres

Son una gran fuente de fibras y proteínas, lo que mejora la digestión y la evacuación. Conviene comer legumbres y combinarlas con patata, verduras o arroz. Además, se recomienda no cocinarlas con alimentos grasos.

Por tanto, es mejor comer ensaladas o platos de legumbres con verduras, pero evitar los potajes que incluyan carnes grasas.

Frutas y verduras

Son otra gran opción para incluir más fibra en la dieta y conseguir más vitaminas. Es mejor comer la pieza entera que consumirlas en zumos, compotas u otras formas.

Además, se recomienda comerlas con piel siempre que la misma sea comestible, como es el caso de la manzana, pera o albaricoque, pues esta zona es la que incluye más fibra. Las verduras se pueden comer tanto crudas como cocinadas, siendo preferible que estén hechas a la plancha, hervidas o al horno en lugar de fritas o con salsas.

Qué alimentos evitar cuando tienes hemorroides

Pero no solo es importante saber qué comer si tienes almorranas, también es necesario saber qué alimentos evitar cuando tienes hemorroides para reducir al mínimo las molestias y las crisis. Por ello, se recomienda mantener a raya los siguientes ingredientes:

Verduras flatulentas

Para evitar la producción excesiva de gases que puedan generar molestias en la zona, conviene limitar el consumo de alimentos como las alcachofas, la col o el puerro.

Grasas, salsas, picantes y cereales y azúcares refinados

Este tipo de productos no aportan fibra y dificultan el tránsito intestinal adecuado. Además, los picantes incrementan las molestias al evacuar, irritando los intestinos y la región anorectal.

Alcohol y bebidas con cafeína

Tanto el alcohol como las bebidas energéticas, el café y los tés, tienen efecto vasodilatador, lo cual aumenta la inflamación de las hemorroides, por lo que conviene reducir su presencia en la dieta.

Qué hacer si tengo una crisis de hemorroides

Si a pesar de haber seguido una dieta para las hemorroides sufres una crisis, además de tener en cuenta qué alimentos evitar, aplica las siguientes recomendaciones:

Sigue estas medidas higiénicas al ir al baño

  • Acude al servicio en cuanto sientas ganas.
  • No realices esfuerzos ni pases sentado mucho tiempo en el váter.
  • No te limpies con papel higiénico, sino con toallitas si estás fuera de casa (pero recuerda que no deben ser tiradas por el WC) o jabón y agua tibia.
  • Sécate con una toalla sin frotar, dando pequeños toques.
  • Si tienes dificultad para evacuar, conviene elevar ligeramente las piernas apoyándolas en un pequeño banco. Esta postura favorece el movimiento intestinal haciendo que las deposiciones se produzcan con mayor facilidad.

Realiza baños de asiento

Solo con agua tibia, con jabón neutro, puedes repetirlos 3-4 veces al día durante unos 10 minutos.

Alterna las posturas durante el día

No pases mucho tiempo sentado o de pie para evitar la presión en la zona. Da paseos cortos o, al menos, cambia de postura con frecuencia.

Cuida todo lo que comes durante la crisis de hemorroides

Recuerda seguir las recomendaciones de los apartados anteriores sobre qué comer si tienes hemorroides y, sobre todo, ten en cuenta qué no se puede comer si tienes hemorroides.

Realiza actividad física y controla el estrés

El ejercicio promueve el tránsito intestinal y combate la obesidad, además de ayudar a reducir el estrés, un factor que incrementa la tensión y puede afectar el tránsito intestinal. Dedica un rato todos los días a tu actividad física favorita y relájate.

Mantente hidratado

Consume unos dos litros de líquido a diario, ya sea agua, tés, infusiones o caldos, sobre todo los de verduras.

Existen medicamentos en pomada que alivian las molestas de las hemorroides

Para reducir molestias, como escozor o comezón, puedes utilizar un fármaco de acción local en la zona ano-rectal.

Consulta a tu farmacéutico sobre le mejor tratamiento para tu caso.Las pomadas para las hemorroides Hemoal y Hemoal Forte que alivian los síntomas asociados a las hemorroides, como el dolor, picor y escozor, gracias a su acción local anestésica y vasoconstrictora, que disminuye las diversas molestias provocadas por las almorranas. 

Si los síntomas de las hemorroides no mejoran tras 7 días de tratamiento, se recomienda consultar al médico

Consulta con tu médico o farmacéutico si los síntomas no remiten

Ten presente que si tras 7 días aplicando un tratamiento local y siguiendo estas medidas, las hemorroides no mejoran o si, incluso, empeoran, entonces es conveniente visitar al médico.

Lee las instrucciones de estos medicamentos y consulta a tu farmacéutico. Se usa en adultos.

Reckitt Benckiser Healthcare, S.A.

 

Fuentes:

  • Hemorroides hidratación y protección. Micaela Pérez Alcázar. Farmacia Profesional, Vol 19, Num 2, febrero 2005.